viernes, 22 de octubre de 2010

Quelle farce

Puedo afirmar, afirmaría qué, afirmo que, estoy completamente contradictoria con lo que pienso. El trastorno bipolar esta siendo mas frecuente en mí, los buenos y malos sentimientos mezclados en una sopa de letras en el cerebro me confunden dejándome fuera de mi ser.
La rabia, el odio. El amor, la ternura. Se manifiestan al mismo tiempo que las ganas de soñar y dormir al igual que las ganas de caer pero no lastimar.
Carlos Castañeda dijo que un buen guerrero no busca el camino ni lo elije porque no existen, sino que lo siente con el corazón. Entonces la duda emana de esa bola de pelos con ojos para razonar y sacar conclusiones estúpidas, apresuradas, ansiosas que no ayudan en nada ¡¡Quelle horreur!!
La inspiración viene y se va, se mezclan los sentidos como una manzana en una ensalada de fruta o la paloma negra con una mancha en una bandada, y todo vuelve donde empezó. En ese círculo trastornado lleno de clavos para sostener esas incomparables pinturas que algún día fueron angustia, dolor o simplemente una caída pero que a su vez también fue esperanza, satisfacción.
¿Dónde están los detallistas? ¿dónde están los guerreros? ¿dónde están los nativos?
Sin importar lo que pasa en ese punto es necesario estudiar los detalles, hasta el más mínimo. Se puede comenzar olfateando el olor a yerba que quedo guardado en tus narices o el aroma a la tierra mojada; después podes seguir recordando imágenes, como por ejemplo el árbol solitario con una sola flor en sus ramas seca al costado de la ruta, o los nidos de los pajaritos en la plaza. La vista al cielo se perdió, ya no llama la atención como en el origen.
El firmamento celeste como el mar, los pompones de algodón brillantes en días de sol, el avión dejando su huella, los pájaros viajando como una familia. La madre naturaleza.
Tendré el alma tan integrada a lo espiritual que hablo de esto porque absorber todo el tiempo malas vibraciones que emite el mundo satura mi conciencia.

1 comentario:

  1. La posta es el sur boluda! te voy a tener que anesteciar para poder traerte de vuelta.
    fue la primera vez q vi naturaleza frezca, real, poco intervenida, el ruido de los arboles golpeandoc unos con otros en el medio de un bosque, poder tomar el agua que cae de la montaña.. naaa... increible!!!

    ResponderEliminar

señales